top of page

¿Algunos trabajadores son más propensos a sufrir incidentes o accidentes laborales que otros?

Personas trabajando en fabrica

Suele creerse que algunos trabajadores tienen características o condiciones inherentes a cada uno que los hacen más propensos a sufrir incidentes o accidentes laborales, especialmente rasgos de su personalidad. Esta idea ha tomado tal fuerza que inclusive se utilizan pruebas psicológicas que prometen identificar -en los procesos de selección- personas que casi sin ninguna duda tendrán incidentes o accidentes laborales. Si bien, es cierto que algunos estudios científicos han mostrado una relación entre la personalidad y los resultados de seguridad, la evidencia disponible no es concluyente y sigue siendo un asunto de controversia, debate y confusión conceptual, que además, ha sido reemplazado por otras visiones mucho más integrales. En este artículo explicamos qué es la propensión a tener incidentes o accidentes laborales, cuál es la evidencia disponible, críticas y enfoques alternativos.

 

Si tienes comentarios, preguntas, otros temas que te gustaría que tratemos o deseas valorar este artículo, ve al final de la página. ¿Te gustó?, no olvides compartirlo, para nosotros será de gran utilidad.

 

¿Qué es la personalidad?

Comencemos por explicar qué es la personalidad. La personalidad es un constructo psicológico que se refiere al conjunto de características psíquicas de una persona que influyen en su manera de actuar ante circunstancias particulares. El concepto engloba el patrón de comportamientos, actitudes, pensamientos, sentimientos y repertorio conductual que caracteriza a una persona. Tiene una cierta persistencia y estabilidad a lo largo de la vida, de tal modo que las manifestaciones de ese patrón -en las diferentes situaciones- poseen algún grado de predictibilidad. Es uno de los aspectos que determina cómo nos comportamos, cómo pensamos y cómo sentimos. La personalidad está influenciada por una variedad de factores, incluyendo la genética, el entorno y la experiencia personal.


Un componente de la personalidad son los rasgos de personalidad. Existen múltiples modelos de personalidad que contemplan diferentes rasgos, algunos de los más comunes y aceptados son la extraversión, el neuroticismo, la apertura a la experiencia, amabilidad y escrupulosidad (Hofmann et al., 2017; Louw & Schaap, 2013).


Estos rasgos reflejan las diferencias individuales en la forma en que las personas perciben, piensan y se comportan habitualmente, y se considera que son relativamente estables e influyentes en la configuración de las acciones y respuestas de un individuo.


Los rasgos de personalidad suelen evaluarse mediante diversas medidas e inventarios que intentan captar los patrones característicos de comportamiento y pensamiento de los individuos, proporcionando información sobre sus tendencias disposicionales, preferencias e inclinaciones en diversos ámbitos de la vida.


¿Qué es la propensión a sufrir incidentes o accidentes laborales?

La idea de la propensión a los incidentes o accidentes laborales sugiere que algunos trabajadores, por sus rasgos de personalidad, tienen comportamientos o toman decisiones que hacen que tengan más o menos probabilidad de incidentes o accidentes que otros trabajadores con otros rasgos de personalidad. Por ejemplo, desde esta perspectiva se podría sugerir que las personas extrovertidas tienen más accidentes que las introvertidas.


Varios estudios han sugerido que rasgos de personalidad específicos, como la escrupulosidad, el neuroticismo y la impulsividad, pueden asociarse con comportamientos relacionados con la seguridad y la propensión a sufrir accidentes. La escrupulosidad suele asociarse con un mejor desempeño en materia de seguridad, ya que las personas concienzudas tienen más probabilidades de cumplir con los procedimientos y normas de seguridad. Por el contrario, rasgos como la impulsividad y el neuroticismo pueden conducir a conductas de riesgo y a una menor atención a los protocolos de seguridad, lo que aumenta la probabilidad de accidentes (Andel, 2015; Beus et al., 2015).


Además, los factores de personalidad se han relacionado con problemas como fallas cognitivas, sesgo de optimismo y locus de control, todos los cuales pueden influir en las decisiones y acciones relacionadas con la seguridad (Andel, 2015).


En general, esta perspectiva sugiere que la personalidad  es un factor importante en la predicción de incidentes y accidentes laborales por su influencia en el comportamiento, la toma de decisiones y las interacciones sociales en el lugar de trabajo.


¿Hay evidencias científicas que soporte la idea de la propensión a incidentes y accidentes?

Sí, algunos estudios han encontrado relación entre la personalidad, los incidentes y accidentes laborales (Cellar et al., 2001; Clarke & Robertson, 2008; Rau et al., 2020; Sutherland & Cooper, 1991; Thoms & Venkataraman, 2002).


Sin embargo, sigue siendo un campo de controversia, debate y confusión conceptual (Visser et al., 2007), no hay consenso o una comprensión clara sobre la aplicación del modelo de personalidad como predictor. 


Esta perspectiva implica demostrar que ciertos rasgos de personalidad son predictores de más incidentes o accidentes laborales que otros, independientemente de la tarea que esté realizando el trabajador, las condiciones de seguridad y muchos otros factores que influyen en el comportamiento. Adicionalmente, la personalidad es un buen predictor de comportamientos generales como, por ejemplo, si una persona es más o menos sociable, pero no necesariamente de conductas tan específicas y circunstanciales como las de seguridad. 


Atribuir la propensión a los accidentes a ciertos individuos puede llevar a culparlos a ellos, en lugar de a las deficiencias en las normas de salud y seguridad en el lugar de trabajo.


La investigación sobre la propensión a los accidentes requiere una base de datos sustancial para realizar análisis de validación estadística, con una variable criterio relacionada con accidentes, incidentes, errores u otras medidas de resultados de seguridad (Rodgers & Blanchard, 1993, May).


La noción de la propensión a los accidentes como una constelación identificable de rasgos de personalidad -que se pueden predecir mediante pruebas psicológicas- requiere una validación científica rigurosa y una validación cruzada, de la que se carece actualmente (Rodgers & Blanchard, 1993, May).


Esta aproximación a los incidentes y accidentes laborales hace parte de los primeros paradigmas en seguridad y salud en el trabajo, el cual ha sido desplazado por una visión multidimensional del riesgo. En los últimos 30 años, aproximadamente, los programas de prevención de accidentes en el trabajo han incorporado cada vez más perspectivas que van más allá de los enfoques técnicos, legales y de factores humanos tradicionales. Estas perspectivas adicionales incluyen factores culturales y organizacionales, lo que marca un cambio de paradigma conocido como la "tercera edad de la seguridad".  Esta evolución en la comprensión de la prevención de accidentes subraya la importancia de factores que van más allá de las características individuales (Hofmann et al., 2017).


Todo lo anterior pone de manifiesto la compleja interacción entre los atributos individuales y los factores contextuales más amplios que contribuyen a la ocurrencia de incidentes y accidentes. Teniendo en cuenta esto, es importante considerar las complejidades y limitaciones asociadas con el uso del modelo de personalidad como predictor directo de incidentes y accidentes, hay otros aspectos más específicos y con mayor capacidad de predicción que pueden ser gestionados por las organizaciones para promover entornos seguros y saludables.


¿Cuál es la alternativa a la personalidad como predictor de incidentes y accidentes laborales?

Inicialmente, tener claro que las causas de los incidentes y accidentes laborales es compleja, tiene muchos factores que contribuyen a ellos y que estos pueden variar de acuerdo a las circunstancias y actores involucrados. Estos factores pueden ser internos o externos al trabajador o ambos.


Una síntesis del conocimiento desarrollada por Beus, Mallory y Dov (2016) lo ejemplifica muy bien. En su investigación encontraron que los incidentes y accidentes pueden ser explicados por causas que se agrupan en tres niveles: individual, grupal y organizacional.


En el nivel individual, se ha demostrado que los trabajadores con más conocimientos y habilidades de seguridad son menos propensos a sufrir accidentes. También es importante que los trabajadores estén motivados para la seguridad, lo que significa que creen que es importante trabajar de manera segura y que están dispuestos a tomar medidas para hacerlo.


En el nivel grupal, se ha encontrado que las culturas de seguridad positivas, que enfatizan la importancia de la seguridad, pueden reducir la probabilidad de accidentes. También es importante que los grupos de trabajo tengan normas de comportamiento que apoyen la seguridad, lo que significa que los trabajadores se perciben a sí mismos y a los demás como responsables de trabajar de manera segura.


En el nivel organizacional, la investigación ha demostrado que las políticas y prácticas de seguridad efectivas pueden reducir la probabilidad de accidentes.


Conclusión

La idea de encontrar uno o varios rasgos de personalidad -que predicen la probabilidad de tener incidentes o accidentes de seguridad laboral- es tentadora pero insuficiente, el comportamiento humano es complejo, no tiene un solo determinante, es dinámico y variable, por ello es tán difícil de predecir y modificar. La evidencia empírica disponible sugiere algún nivel de asociación entre personalidad, incidentes y accidentes laborales pero aún se encuentra en debate y no está exenta de críticas. En su defecto, otros aspectos como las condiciones de seguridad, el uso de elementos de protección, conocimiento sobre riesgos, motivación para trabajar seguros, políticas y procedimientos organizacionales, entre otros, son mejores predictores del comportamiento seguro / inseguro y por tanto de los resultados de seguridad de las empresas. Focalizar esfuerzos en estos aspectos puede tener más y mejores resultados.


 

Cómo citar este artículo:

Segura Camacho, S. (2024). ¿Algunos trabajadores son más propensos a sufrir incidentes o accidentes laborales que otros?. Prax.


Observaciones:

Este artículo fué desarrollado con la ayuda de las herramientas de inteligencia artificial Elicit, docAnalyzer.AI y Bard.


Referencias:

Andel, S. A. (2015). Personality as a predictor of occupational safety: Does it really matter? [Master of Arts (M.A.), University of South Florida]. https://digitalcommons.usf.edu/etd/5824


Beus, J. M., Dhanani, L. Y., & McCord, M. A. (2015). A meta-analysis of personality and workplace safety: addressing unanswered questions. The Journal of Applied Psychology, 100(2), 481–498.


Beus, J. M., McCord, M. A., & Zohar, D. (2016). Workplace safety: A review and research synthesis. Organizational Psychology. https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/2041386615626243


Cellar, D. F., Nelson, Z. C., Yorke, C. M., & Bauer, C. (2001). The five‐factor model and safety in the workplace: Investigating the relationships between personality and accident involvement. Journal of Prevention & Intervention in the Community, 22(1), 43–52.


Clarke, S., & Robertson, I. (2008). An examination of the role of personality in work accidents using meta‐analysis. Applied Psychology = Psychologie Appliquee, 57(1), 94–108.


Hofmann, D. A., Burke, M. J., & Zohar, D. (2017). 100 years of occupational safety research: From basic protections and work analysis to a multilevel view of workplace safety and risk. The Journal of Applied Psychology, 102(3), 375–388.


Louw, L. A., & Schaap, P. (2013). Categories of human risk factors which impact on the psychological fitness of construction workers: A review of the evidence. Journal of Psychology in Africa (south of the

Sahara, the Caribbean, and Afro-Latin America), 23(4), 589–599.


Rau, P.-L. P., Liao, P.-C., Guo, Z., Zheng, J., & Jing, B. (2020). Personality factors and safety attitudes predict safety behaviour and accidents in elevator workers. International Journal of Occupational Safety and Ergonomics: JOSE, 26(4), 719–727.


Rodgers, M. D., & Blanchard, R. E. (1993, May). Accident proneness: A research review (DOT/FAA/AMt-93/9). Office of Aviation Medicine Federal Aviation Administration.


Sutherland, V. J., & Cooper, C. L. (1991). Personality, stress and accident involvement in the offshore oil and gas industry. Personality and Individual Differences, 12(2), 195–204.


Thoms, P., & Venkataraman, R. R. (2002). Relation of managers’ personality to accident and injury rates. Psychological Reports, 91(3 Pt 2), 1107–1115.


Visser, E., Pijl, Y. J., Stolk, R. P., Neeleman, J., & Rosmalen, J. G. M. (2007). Accident proneness, does it exist? A review and meta-analysis. Accident; Analysis and Prevention, 39(3), 556–564.

1705 visualizaciones4 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

4 comentários

Avaliado com 0 de 5 estrelas.
Ainda sem avaliações

Adicione uma avaliação
Convidado:
18 de jan.

Muy técnica la respuesta y mis felicitaciones a la labor investigativa de la IA. Pero a nivel de nuestro medio, de nuestras empresas nacionales o locales en general qué hay, cómo va nuestra cultura predictiva y preventiva a nivel de la seguridad y salud en el trabajo?

Curtir

Convidado:
16 de jan.
Avaliado com 5 de 5 estrelas.

motivador

Curtir

Convidado:
16 de jan.
Avaliado com 5 de 5 estrelas.

Un articulo muy adecuado para la realidad que afronta la seguridad y salud en el trabajo, donde debemos trabajar mas en el comportamiento

Curtir

Avaliado com 5 de 5 estrelas.

Excelente artículo, muy interesante e importante tener en cuenta la información, en el manejo de la accidentalidad empresarial y en la disminución de la rotación laboral

Curtir
bottom of page