• PRAX

Trabajo bajo presión y sus efectos sobre la salud

Actualizado: mar 17

¿Cuántas veces nos hemos encontrado con el término “trabajo bajo presión” en una convocatoria laboral? ¿Cuántas veces lo hemos valorado en un proceso de selección o incluso anotado en nuestra hoja de vida? En este texto reflexionamos sobre el significado de este término y sus implicaciones en la salud.

Si no lo hemos dicho nosotros mismos, todos hemos escuchado a alguien referirse al trabajo bajo presión como una capacidad que desarrollan las personas en los contextos laborales que, además, representa una ventaja competitiva de un trabajador sobre otro; pero, ¿nos hemos preguntado esto qué significa y cuáles son sus efectos sobre la salud?


¿Qué significa el trabajo bajo presión?


El trabajo bajo presión significa una alta cantidad de actividades laborales, una elevada frecuencia de dichas actividades y poco tiempo disponible para realizarlas. En otras palabras, es tener que trabajar mucho, muy rápido y en poco tiempo.


Si bien existen actividades que, por su naturaleza, tienen dichas características, en la mayoría de los casos este fenómeno se presenta por una inadecuada organización del trabajo.


¿Por qué se genera el trabajo bajo presión?


En términos generales, las condiciones que originan el trabajo bajo presión entre los trabajadores son las siguientes:

  • Bajo aforo de personal: se produce cuando el número de trabajadores necesarios para responder con la carga operativa o administrativa de una organización es insuficiente.

  • Carencia de recursos: se produce cuando el trabajador no cuenta con los recursos técnicos, tecnológicos y las herramientas que facilitan y optimizan el desarrollo de sus actividades.

  • Problemas de organización: ocurre cuando los procedimientos, procesos y flujos de trabajo de una empresa no se han organizado apropiadamente e implican una menor eficiencia en la gestión operativa y administrativa.

Diseño del trabajo

Conozca nuestra propuesta metodológica para la creación de organizaciones productivas y saludables a través del Diseño del trabajo.

¿Cómo influye el trabajo bajo presión en la salud?


El trabajo bajo presión activa las respuestas de estrés en las personas. Cuando un trabajador se expone a estas condiciones durante un tiempo prolongado, aumenta la probabilidad de sufrir enfermedades físicas y mentales.


Los efectos a mediano y largo plazo de la alta demanda de trabajo van desde problemas emocionales y trastornos de ansiedad, hasta enfermedades cardiovasculares y osteomusculares.


Estas consecuencias también recaen sobre la productividad de una organización: cuando una situación de amenaza, urgencia o emergencia activa las respuestas de estrés en un trabajador, sus funciones necesarias para cumplir satisfactoriamente con el trabajo (como la atención, memoria y el procesamiento de información) se deterioran, reduciendo su capacidad para responder a las exigencias del trabajo satisfactoriamente.


Conclusiones


En síntesis, pedirle a una persona que trabaje bajo presión equivale a pedirle que trabaje en un contexto permanente de urgencia, activando intensa y prolongadamente su respuesta de estrés.


El trabajo bajo presión no da cuenta de las capacidades de un colaborador, sino de las dificultades de una empresa para organizarse y diseñar el trabajo apropiadamente.


Una buena forma de transformar este paradigma en nuestras empresas parte de enfocar los procesos administrativos desde una perspectiva del diseño del trabajo que, además de optimizar y mejorar la organización laboral, esté articulada con los principios de la Seguridad y Salud en el Trabajo y contemple, en todos los casos, los factores humanos.

Salud física y mental

Utilice nuestra evaluación de salud física y mental para evaluar y monitorear semana a semana la percepción sobre las condiciones de salud de sus trabajadores.