top of page

¿Cuánto le cuesta a las empresas el trabajo no saludable?

Employees working

"Buenos trabajos", "Sostenibilidad" y "Trabajo saludable", todas son ideas de un movimiento creciente sobre el valor de los empleos de calidad que reconocen que la seguridad, la salud y el bienestar de los empleados son componentes clave de la sostenibilidad. El trabajo saludable fomenta estrategias de gestión y cambios organizacionales que mejoran la calidad del trabajo y son beneficiosos para las empresas, los trabajadores y la sociedad. El trabajo no saludable, por otro lado, tiene un impacto sustancial en el costo de hacer negocios. ¿Quiere saber cuáles son los costos organizacionales del trabajo no saludable?, en este artículo, elaborado por nuestros aliados y amigos de la Campaña de trabajo saludable (The Healthy Work Campaign) nos comparten todos los detalles.

 

Este artículo es una adaptación del original. La versión original puede ser consultada en este enlace. Si tienes comentarios, preguntas, otros temas que te gustaría que tratemos o deseas valorar este artículo, ve al final de la página. ¿Te gustó?, no olvides compartirlo, para nosotros será de gran utilidad.

 

La naturaleza rápidamente cambiante del trabajo, la relación laboral en constante evolución y una economía global ferozmente competitiva siguen presionando a los empleadores para que utilicen modelos de negocio destinados a maximizar la productividad y la rentabilidad, pero que en última instancia entran en conflicto con el trabajo saludable y los "buenos empleos". 


La reestructuración, la reducción de personal, la subcontratación y la producción ajustada (lean manufacturing) son estrategias comunes utilizadas por muchas organizaciones en países industrializados de altos ingresos, incluido Estados Unidos. Estas prácticas se basan en aumentar la eficiencia a corto plazo y reducir los costos laborales, lo que a menudo resulta en falta de personal, intensificación del ritmo de trabajo, empleos más temporales o inseguros y jornadas laborales más largas.[1],[2]


Las jornadas laborales prolongadas resultan ser contraproducentes; la productividad disminuye a medida que aumentan las horas extras.[3],[4] Además, otras prácticas pueden generar "factores de estrés psicosocial en el trabajo" (por ejemplo, demandas excesivas, bajo control, conflicto entre el trabajo y la familia), que son riesgos laborales científicamente medibles que provocan un aumento en el estrés y la angustia mental experimentados.[5] Los factores de estrés laboral son un indicador de "trabajo poco saludable" y tienen un efecto negativo en el compromiso, la salud y el bienestar de los empleados.[6]


Una gran cantidad de investigaciones muestra que los empleados expuestos crónicamente a factores de estrés laboral tienen una mayor probabilidad de sufrir lesiones en el trabajo,[7],[8], así como de desarrollar problemas de salud mental como ansiedad y agotamiento laboral.[9] Cuando estos factores son lo suficientemente persistentes, pueden conducir a afecciones como depresión,[10] hipertensión[11],[12] y enfermedades cardiovasculares.[13],[14].


Todos estos aspectos, indudablemente afectan al trabajador, tienen un costo para su calidad de vida y su salud, pero no solo para las personas, también para las organizaciones. El costo del estrés laboral para las empresas se estima en cientos de miles de millones de dólares [15], resumidos en estos 5 grandes aspectos:


  • Aumento de las primas de seguro médico: Cuidar empleados con problemas relacionados al estrés puede ser costoso para las empresas.

  • Mayor gasto por ausencias/licencias por enfermedad y gestión de discapacidades: Los empleados estresados suelen faltar más al trabajo, generando costos adicionales de cubrir sus responsabilidades y realizar procesos administrativos.

  • Reducción de la productividad en el trabajo (presentismo): Incluso cuando los empleados estresados están presentes físicamente, su rendimiento cognitivo y emocional puede verse afectado, disminuyendo su productividad real.

  • Rotación de personal: Los empleados con estrés crónico son más propensos a buscar un nuevo empleo, lo que genera gastos de reclutamiento, capacitación y pérdida de conocimiento institucional.


En general, el trabajo no saludable produce aumentos significativos en los costos de atención médica, ya que puede enfermar a los trabajadores y hacerlos más propensos a problemas de salud que pueden ser persistentes, difíciles de tratar y costosos.


Los gastos de atención médica son casi un 50% mayores para los trabajadores que reportan altos niveles de estrés (Goetzel et al. J Occup Environ Med, 1998).


Se estima de manera conservadora que los factores estresantes del lugar de trabajo asociados con la forma en que las empresas estadounidenses gestionan su fuerza laboral generan costos de atención médica superiores a $180 mil millones de dólares, aproximadamente del 5 al 8 por ciento del total de los costos anuales de atención médica (Goh, Pfeffer, Zenios, Management Science, 2015).


Los costos no solo son por la atención médica que requiere el tratamiento de trabajadores enfermos por el trabajo, también se pueden generar por pérdida de productividad.


El trabajo no saludable produce pérdidas significativas de productividad debido a ausencias por enfermedad, presentismo y rotación de personal, así como un aumento en los costos de los programas de discapacidad, incluido el seguro de compensación laboral.


Estos son algunos datos de los principales aspectos que influyen en los costos del trabajo no saludable:


Ausentismo

Más de la mitad de los 550 millones de días laborales perdidos anualmente en los Estados Unidos por ausentismo están relacionados con el estrés y uno de cada cinco ausentismos de último minuto se debe al estrés laboral. (Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA), Cálculo del costo del estrés laboral y los riesgos psicosociales, 2014).


En el Reino Unido, entre 2015 y 2016, se perdieron más de 11 millones de días de trabajo al año debido al estrés laboral y 24 días laborales por persona. (Ejecutivo de Salud y Seguridad del Reino Unido, Salud y Seguridad en el Trabajo: Estadísticas de estrés, ansiedad y depresión, 2015/16)


El estrés representa aproximadamente el 40% de la ausencia por enfermedad, con un costo promedio estimado de £ 175 (U.S.$ 228) por empleado/año. (Hoel, H., Sparks, K. y Cooper, C.L., Organización Internacional del Trabajo (OIT), Ginebra, 2001).


Presentismo

El presentismo representa aproximadamente el 58% (el 32% se debe al ausentismo) del costo total para los empleadores británicos del estrés, la ansiedad y la depresión. Por lo tanto, el presentismo le cuesta a una empresa con 10 empleados un estimado de £ 6 050 por año. (Sainsbury Centre for Mental Health, Salud mental en el trabajo: desarrollando un documento de política de caso de negocio, 2007)


Con niveles más altos de estrés laboral reportado (incluida la falta de personal debido a ausencias/vacantes, tener "demasiados" clientes, presión de tiempo y "demasiado trabajo"), el presentismo por enfermedad ocurrió con más frecuencia que la ausencia por enfermedad entre los trabajadores de atención a personas mayores (Elstad, Scan J Pub Health, 2008).


Discapacidad

En un estudio de más de 40,000 empleados seguidos a lo largo del tiempo, la combinación de tensión laboral y desequilibrio esfuerzo - recompensa se asoció con duplicar el riesgo de discapacidad debido a depresión (Juvani et al, SJWEH, 2018).


Un puntaje de tensión laboral más alto se asoció con un riesgo 1.3-2.4 veces mayor de pensión por discapacidad debido a trastornos musculoesqueléticos cuatro años y medio después (Mantyniemi et al, Occup Environ Med, 2012).


Indemnización por accidente de Trabajo

Entre los empleados que afirman que "siempre trabajan bajo presión", la tasa de accidentes es aproximadamente cinco veces mayor que la de los empleados que "nunca" están sujetos a trabajos de alta presión. (Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, Estrés relacionado con el trabajo, 2007)


Las altas demandas psicológicas, las demandas emocionales y los conflictos con supervisores y compañeros de trabajo aumentaron el riesgo de sufrir un accidente laboral, incluso teniendo en cuenta aspectos sociodemográficos, la fatiga, el trabajo por turnos y el tipo de entorno de trabajo (Swaen et al, J Occup Environ Med, 2004).


Rotación de Personal

Los estudios nacionales muestran que aproximadamente una quinta parte de la rotación de personal puede estar relacionada con el estrés laboral. (CIPD Reclutamiento, retención y rotación, 2008 en Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA), Cálculo del costo del estrés laboral y los riesgos psicosociales, 2014)


Se estima que el costo de la rotación voluntaria de personal administrativo es al menos un año de salario para el puesto (Ramlall, S., Journal of the American Academy of Business, 2004).


Conclusión

En conjunto, estos diversos costos derivados del estrés laboral representan una carga económica significativa para las organizaciones y pueden ser obstáculos para crear mayor innovación, compromiso y, en última instancia, organizaciones saludables y sostenibles.


También hay que tener en cuenta los costos humanos del estrés laboral para las familias, los niños y las comunidades, así como los efectos sociales del aumento de la discapacidad, la morbilidad y la mortalidad.


Prestar atención al trabajo saludable es un imperativo para las  organizaciones comprometidas con la sostenibilidad y la creación de buenos empleos para una fuerza laboral motivada y comprometida. Afortunadamente, existen muchos recursos y herramientas disponibles para ayudar a orientar su organización o negocio.

 

Cómo citar este artículo:

Prax (9 de Febrero, 2024). ¿Cuánto le cuesta a las empresas el trabajo no saludable? Adaptado de The Healthy Work Campaign (29 de junio, 2023). Business Costs of Unhealthy Work. https://www.healthywork.org/resources/statistics-infographs/business-costs/ . Prax. https://www.prax.com.co/post/cuánto-le-cuesta-a-las-empresas-el-trabajo-no-saludable

 

Referencias:


[1] Landsbergis, P. A., et al. (1999). “The impact of lean production and related new systems of work organization on worker health.” Journal of Occupational Health Psychology 4(2): 108-130.


[2] Virtanen, M., et al. (2005). “Temporary employment and health: a review.” Int J Epidemiol 34(3): 610-622.


[3] Caruso, C. C. (2006). “Possible broad impacts of long work hours.” Ind Health 44(4): 531-536.


[4] Pencavel, J. (2014). “The Productivity of Working Hours.” The Economic Journal 125(589).


[5] Schnall, P., et al. (2009). Unhealthy Work: Causes, Consequences and Cures. Amityville, NY, Baywood Publishing.


[6] Schaufeli and Bakker. (2004) “Job demands, job resources, and their relationship with burnout and engagement: a multi-sample study.” J Organiz Behav 25; 293-315.



[8]Swaen GM, et al. (2004) “Psychosocial work characteristics as risk factors for being injured in an occupational accident.” J Occup Environ Med; 46(6):521-7.


[9] Aronsson, G., et al. (2017). “A systematic review including meta-analysis of work environment and burnout symptoms.” BMC Public Health 17: 264.


[10] Theorell, T. and G. Aronsson (2015). “A systematic review including meta-analysis of work environment and depressive symptoms.” BMC Public Health 15: 738.



[12] Landsbergis, P., et al. (2013). “Job strain and ambulatory blood pressure: A meta-analysis and systematic review.” American Journal of Public Health 103(3): e61-e71.


[13] Schnall, P. L., et al. (2016). “Globalization, Work, and Cardiovascular Disease.” International Journal of Health Services 46(4): 656-692.


[14] Theorell, T., et al. (2016). “A systematic review of studies in the contributions of the work environment to ischaemic heart disease development.” The European Journal of Public Health 26(3): 470-477.


[15] Theorell, T., et al. (2016). Jauregui and Schnall (2009). “Work, Psychosocial Stressors and the Bottom Line.” Unhealthy Work: Causes, Consequences, Cures. Amityville, NY, Baywood Publishing.

1066 visualizaciones2 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page