GUÍA PARA PROFUNDIZAR SOBRE EL ESTADO DE SALUD DE TUS TRABAJADORES

Todas las empresas tenemos la responsabilidad de cuidar el bienestar y salud de nuestros trabajadores, para lograrlo utilizamos dos estrategias: la vigilancia epidemiológica en factores de riesgo y la vigilancia en salud.


La primera sirve para prevenir que el factor de riesgo se materialice y afecte la salud de los trabajadores, la segunda es un mecanismo de alerta temprano que ayuda a identificar cuando las medidas de control fallaron y comenzaron a afectar al trabajador.


La evaluación en salud se puede hacer de muchas formas, desde evaluaciones realizadas directamente por profesionales de la salud hasta cuestionarios o instrumentos psicométricos.


En PRAX ayudamos a nuestros clientes a evaluar y monitorear, semana a semana, la salud de los trabajadores mediante la evaluación de salud física y mental que se encuentra disponible en nuestro sistema de evaluación y diagnóstico empresarial.


Por medio de la evaluación se indaga la percepción de salud de los trabajadores, permitiendo detectar rápidamente aquellas personas que siente alguna disminución en su salud física y mental.


El sistema le indica a las empresas, con autorización explícita del trabajador y sin revelar ningún resultado particular, aquellos trabajadores que perciben que su salud se encuentra disminuida.


Cuando esto sucede la empresa debe hacer varias cosas, entre ellas contactar al trabajador para indagar a profundidad sobre su estado de salud, establecer cuales son las potenciales causas de las molestas que reportó, si es del caso remitir donde un profesional de la salud y si los problemas se están generando por condiciones del trabajo, realizar las modificaciones que se requieran para evitar que se siga generando.


El objetivo de esta guía es explicar, rápido y fácil, como puede el encargado de Gestión Humana, Salud y Seguridad en el trabajo, contactar a los trabajadores que han reportado algún inconveniente en su salud, realizar una indagación inicial y definir una ruta de actuación.


¿Quién debería desarrollar esta guía?

Idealmente un psicólogo, médico o trabajador social, sin embargo, muchas empresas no cuentan con dichos recursos, por lo cual también podría ser desarrollada por el encargado de Gestión Humana, Seguridad y Salud en el trabajo.


Consideraciones importantes:

  1. Recuerde que los resultados de salud física y mental no son un diagnóstico clínico, cualquier resultado que se obtenga solo es una ayuda para orientar y focalizar los recursos de la empresa donde más se puedan estar necesitando

  2. No rotule a los trabajadores, si el sistema sugiere contactar un trabajador sólo está generando una alerta temprana para motivar a la empresa a indagar cómo se encuentra, no necesariamente quiere decir que esté enfermo

  3. Si usted no es un profesional de la salud no realice ningún tipo de recomendación médica o psicológica, puede poner en riesgo al trabajador. En tal caso, escuchelo, comprenda mejor qué es lo que sucede, indague si la problemática se debe a un asunto laboral, en caso de ser así corrijalo y si se requiere remita al trabajador donde un profesional de la salud

  4. Toda la información que le comparta el trabajador es confidencial, no la divulgue a otras personas y en caso que deba hacerlo para ayudar al trabajador solicite su autorización expresa.

  5. Prepárese, si contacta al trabajador para indagar por su salud y no lo hace apropiadamente lo puede preocupar.


¿Qué debo hacer antes de realizar el contacto con el trabajador?

  1. Identifique si el sistema ha recomendado contactar al trabajador en otros momentos, por ejemplo la semana anterior, en caso de ser así es un indicativo de que la situación que vive el trabajador no es circunstancial y se le debe acompañar con mayor prioridad

  2. Tenga disponible los datos de los profesionales de la salud o entidades de salud a los cuales va a remitir al trabajador en caso de que sea necesario

  3. Ubíquese en un lugar cómodo y privado donde pueda hablar con tranquilidad, sin ruidos o interrupciones.


¿Qué hacer durante el contacto con el trabajador?

  1. Preséntese y contextualice al trabajador: “Hola soy {su nombre}, pertenezco al área de Gestión Humana, Seguridad y Salud en el trabajo de la empresa, dentro de mis responsabilidade se encuentran velar por el bienestar y salud de todos, el día de hoy le llamo porque recientemente contestó la evaluación de salud física y mental que realizamos cada {indique la frecuencia con la cual está realizando la evaluación} y de acuerdo a la autorización que dió cuando contestó la encuesta le estamos contactando porque queremos indagar un poco más sobre cómo se encuentra. Antes de escucharlo{a} me gustaría darle la tranquilidad de que no conocemos sus resultados y que lo{a} llamemos no significa que esté enfermo o tenga algún problema, el sistema que utilizamos para evaluar no nos muestra los resultados de los trabajadores, lo que hace es, utilizando múltiples criterios, sugerir algunas personas para contactar e indagar cómo se encuentran. ¿Como ha estado?.”

  2. Permita que el trabajador hable sobre cómo se siente, no le interrumpa, escuche atentamente y anote los aspectos más relevantes. Si algo no es claro pídale que profundice, por ejemplo, le puede indicar. “Muchas gracias por lo que me comparte, me gustaría comprender un poco mejor a que hace referencia cuando me dice {lo que le indica el trabajador}

  3. Indague si el trabajador considera que hay alguna condición del trabajo que pueda estar generando el malestar o exacerbando, por ejemplo: “Muchas gracias por todo lo que me indica, me gustaría validar, usted considera que alguno de estos problemas puede estar siendo causado por el trabajo, por ejemplo por la carga laboral, algún factor de riesgo o relación con algún compañero o jefe?”

  4. Si el trabajador responde afirmativamente continúe indagando hasta comprender claramente la situación e indiquele al trabajador las acciones que se podrían realizar para resolverla, pregúntele si está de acuerdo con que las acciones propuestas pueden resolver la problemática y en caso de que alguna requiera revelar la identidad del trabajador, solicite su autorización para hacerlo e indiquele que información es la que tendría necesidad de revelar y porque.

  5. Finalmente, cuando tenga claro lo que le sucede al trabajador y porque, defina si debe ser remitido a un profesional de la salud. Puede hacerlo así. “Nuevamente le agradezco mucho todo lo que ha decidido compartir conmigo, si usted está de acuerdo puedo remitirlo donde {Nombre del profesional o entidad de salud}, ellos pueden ayudarle y brindarle la atención que requiera, ¿Le parece bien?” En caso afirmativo suministre la información e indiquele al trabajador como lo puede contactar en caso que desee añadir algo más.

  6. Cierre el contacto agradeciendo al trabajador su tiempo y participación, motive a continuar realizando la evaluación de salud física y mental e indiquele que hará seguimiento a su caso.


¿Qué hacer después del contacto con el trabajador?

  1. Si el caso lo requiere programe un nuevo contacto para hacer seguimiento

  2. Lleve a cabo o remita a la persona o área encargada los compromisos adquiridos con el trabajador y haga seguimiento a su cumplimiento

  3. Comunique al trabajador cuando se presente cualquier inconveniente en la implementación de algún compromiso o se finalice alguno.

  4. Luego de implementadas las acciones de intervención monitore que el trabajador no aparezca nuevamente en las lista de trabajadores que el sistema sugiere contactar, si sigue apareciendo puede indicar que las acciones no están siendo efectivas.

166 vistas