¿Con qué frecuencia se debe realizar la evaluación de riesgo psicosocial en Colombia?

De acuerdo a la resolución 2404 del año 2019 del Ministerio del Trabajo Colombiano, la evaluación de los riesgos psicosociales debe ser realizada de acuerdo a los resultados que obtenga cada empresa:

  1. Si la empresa obtiene riesgos con nivel muy bajo, bajo o medio debe evaluar cada dos años.

  2. Si el nivel es alto o muy alto, o el factor de riesgo se asocia con afectaciones sobre la salud, el bienestar o el trabajo, debe realizar su evaluación anualmente, como se especificaba originalmente en la resolución 2646 del año 2008.

Aparentemente este es un criterio muy claro y fácil de comprender y aplicar para cualquier empleador, sin embargo, más que claridades deja muchas dudas y sobre todo problemas técnicos que requieren un análisis e interpretación cuidadosa.


El objetivo de este artículo es plantear varios de los interrogantes derivados de esta nueva exigencia, exponer sus problemas técnicos y las formas en que se pueden resolver.


¿Qué es el nivel?

Para comenzar es importante tener claro a qué se refiere la norma con nivel y este como se calcula. El nivel es una medida cualitativa de los factores de riesgo que se obtiene al comparar la puntuación de uno o varios trabajadores con lo que usualmente se espera en la población de referencia, en este caso la colombiana.


Por ejemplo si una variable puede tomar valores de 0 a 100 y un trabajador obtiene una puntuación de 50, asumiendo que esta esa la puntuación más frecuente del grupo de referencia, el nivel de este trabajador sería medio; en cambio, si el mismo trabajador obtiene el valor de 100, su nivel sería muy alto o si la puntuación es 20 podría ser muy bajo.


Como puede observarse el nivel solo es una representación cualitativa de que tan usual o inusual es la puntuación de un trabajador o varios, respecto a un grupo de referencia.


¿Qué es la asociación entre el factor de riesgo, condiciones de salud, bienestar y trabajo?

Un segundo criterio para establecer la frecuencia de evaluación es la asociación del factor de riesgo psicosocial con las condiciones de salud, bienestar o trabajo. Estas condiciones también se llaman efectos o variables dependientes, se calculan con métodos estadísticos como la correlación, regresión lineal o pruebas de chi-cuadrado, entre otras. Esencialmente miden el nivel de asociación entre dos variables, indicando si la una está relacionada con la otra y cuál es la fuerza de su asociación. Por ejemplo, una correlación de Pearson de 0.8 entre la demanda psicológica y las reacciones de estrés indica que hay una fuerte relación entre ambas y que al aumentar las demandas psicológicas, tiende a aumentar las reacciones de estrés.


¿Cuáles son los problemas técnicos?

Ya hemos visto que significa y cómo se calcula el nivel o la asociación de un factor de riesgo con sus posibles efectos, ahora vamos a ver cuales son los problemas de sugerir estos dos criterios para decidir con qué frecuencia evaluar los riesgos psicosociales:

  1. El nivel no predice necesariamente la probabilidad de enfermar: En este caso el nivel no indica cual es la probabilidad de enfermar, no existen suficientes estudios con la batería del Ministerio de Trabajo que logren establecer con certeza que un nivel específico es un predictor inequívoco de enfermedad, en la estandarización del instrumento se realizaron algunas pruebas estadísticas que sugieren que niveles más altos se asocian con peores condiciones de salud, pero no es información suficiente para concluir que el nivel alto o muy alto es un predictor de problemas de salud.

  2. El nivel se ve afectado por la variabilidad de la muestra: El cálculo del nivel de riesgo de una empresa se realiza con el promedio de la variable que se este analizando, este promedio se compara con los baremos y de allí se obtiene el nivel. Dado que el nivel se determina del promedio, este se ve afectado por la variabilidad de los datos, empresas donde exista una alta variabilidad van a tener puntuaciones más dispersas, haciendo que al promediar la puntuación tienda a situarse en la mitad, lo que representaría, al compararlo con los baremos una puntuación media, pero no porque no exista riesgo, si no por el efecto estadístico de la variabilidad de los datos. Este caso se produce principalmente en empresas medianas y grandes o que tienen personas en diferentes niveles de riesgo.

  3. El periodo de incubación de una enfermedad derivada del estrés laboral puede ser muy largo: Las enfermedades derivadas del estrés, que pueden ser ocasionadas por los factores de riesgo psicosociales, requieren mucho tiempo para comenzarse a manifestar, en la mayoría de los casos puede tomar años, haciendo que al analizar la relación entre el factor de riesgo y las condiciones de salud no se detecte ninguna asociación, no porque no esté afectando la salud, si no porque no se ha producido suficiente tiempo de exposición para que la asociación pueda ser detectada.

  4. Si no se controlan variables que también afectan las condiciones de salud, bienestar y trabajo se pueden encontrar asociaciones que no existen entre los factores de riesgo y sus efectos: El uso de medidas de asociación entre factores de riesgo y condiciones de salud se ve afectado por la influencia de otras variables que también afectan las condiciones de salud, en otras palabras, los trabajadores no solo se estresan o enferman por los riesgos psicosociales laborales, condiciones propias del trabajador o externas al trabajo influyen sobre su salud, las pruebas de asociación deben controlar el efecto estadístico que generan otras variables que también tienen influencia sobre la condición de salud y de esta forma aislar el efecto específico del factor de riesgo laboral.

  5. Para calcular la asociación entre los factores de riesgo y sus posibles efectos se requiere utilizar técnicas estadísticas avanzadas que usualmente se desconocen: No es usual que las empresas cuenten con los profesionales requeridos para realizar los análisis de asociación entre variables, esto requiere formación avanzada en estadística y un conocimiento profundo en el fenómeno que se está estudiando.

Conclusión

Como puede observarse, basar la decisión de frecuencia de medición en el nivel de una variable o su asociación con las condiciones de salud, bienestar o de trabajo no es una buena estrategia, por un lado se utiliza un indicador que no necesariamente refleja la probabilidad de enfermar, que se sesga por la variabilidad de los datos, se demora mucho en reflejar efectos sobre la salud y sus efectos están mediados por otras condiciones que usualmente no se consideran o que requieren técnicas avanzadas de estadística para ser analizadas.


¿Cuál es la solución?

La solución no es basarse en el nivel de factor si no en la conclusión a la cual llega el psicólogo especialista en seguridad y salud en el trabajo luego de analizar en conjunto los estadísticos descriptivos, de dispersión, frecuencia, asociación con condiciones de salud y el nivel que obtiene un factor de riesgo en una empresa, el conjunto de estos datos, más que el nivel mismo, es lo que permite establecer si existe o no suficiente evidencia para recomendar la frecuencia de medición, entre más datos indiquen una mayor probabilidad de que los trabajadores enfermen, sobre una mayor cantidad de estos, es necesario medir con mayor frecuencia.


Otras reflexiones

Finalmente, esta disposición genera otras inquietudes, por ejemplo: ¿Con nivel hacen referencia al nivel de cualquiera de las variables evaluadas o al factor de riesgo psicosocial global? , ¿Si es con relación al factor global, cómo se manejaría el efecto que tiene calcularlo con tantas variables y tan diferentes (al hacerlo en la mayoría de los casos el nivel va a ser medio por la alta variabilidad de los datos)?