• PRAX

El autocontrol aplicado al contexto organizacional

Actualizado: 3 de dic de 2020

La toma de decisiones, productividad, comportamientos seguros, accidentalidad y un sin número de fenómenos organizacionales se ven influenciados por el auto-control. Aprenda en este artículo los conceptos básicos que debe tener en cuenta para introducir este concepto en sus prácticas organizacionales.


Conceptos básicos


En los primeros trabajos de autocontrol se evidencia un marcado énfasis en los elementos conductuales, como es de esperarse el más destacado psicólogo de la conducta operante es quien encabeza la lista de los primeros trabajos en este tema. En el año de 1953 B.F. Skinner dedica un capítulo completo en su libro "Ciencia y Conducta Humana" a estudiar y explicar el fenómeno del auto-control en los seres humanos (Skinner, 1953).  En 1962 Fester marca otro hito en la investigación científica del auto-control, realizó importantes estudios para intervenir la obesidad y encontró como estímulos específicos controlaban la conducta de comer y éstos como encadenaban una serie de respuestas que mantenían la conducta. Posteriormente Richard Stuart en el año de 1967 continuó estos estudios adaptándolos y exponiéndolos. En 1965 Israel Goldiamond publicó un importante artículo sobre la auto-aplicación de los principios comportamentales (basado en que C= f(a) Comportamiento es igual a función del ambiente). En este invitaba a los psicólogos a enseñar a los pacientes a identificar y modificar las contingencias del medio ambiente. En este mismo periodo Albert Bandura y Frederic Kanfer estaban conduciendo experimentos sobre el auto-refuerzo.


El final de los 60´s  fue particularmente importante para el desarrollo del autocontrol, el surgimiento de los modelos computacionales y nuevos enfoques investigativos que permitieron acceder de forma más organizada y controlada a eventos cognoscitivos en los seres humanos dividió la investigación en dos caminos, por un lado una rama de la psicología se dedicó a estudiar el autocontrol desde una perspectiva más conductual (una continuidad de los conceptos skinnerianos) y por otro muchos conductistas inconformes con las explicaciones estímulo - respuesta optaron por acceder a los llamados "procesos privados" que se generaban entre la aparición de un estímulo y la respuesta del individuo. En última instancia esta línea de trabajo terminó denominándose "Modificación Cognoscitiva del Comportamiento" y facilitó la integración de todos los elementos conductuales estudiados en décadas anteriores con los procesos internos que ejecutan las personas para regular su propia conducta. (MAHONEY. Michael, 1984)  Posteriormente Albert Bandura desarrolla aun más el concepto de procesos internos que ya venía trabajando desde sus ideas de auto-refuerzo en años anteriores. Este señala que el comportamiento se determina en función del ambiente y los procesos privados, tal idea terminó por consolidarse en el modelo de auto determinación recíproca, con ello los análisis lineales dejaron de ser eficientes para explicar la conducta, y particularmente en la década del 70 se vio la imposibilidad de separar la persona del medio ambiente y los procesos privados y públicos.


Aunque existe un rastro fuerte del cambio de paradigma en la investigación psicológica desde 1970, se puede observar claramente cómo algunas investigaciones sirven de antesala a este fenómeno. Incluso, desde el inicio de las investigaciones operantes ya se comenzaba a hablar de procesos encubiertos, por ejemplo Lloyd Homme invito a sus colegas a ver los eventos privados como coverantes (operantes encubiertos). Ello dio pie a que posteriormente Kanfer estableciera que el ambiente para que los conductistas incursionaran en la mente estaba listo, lo que produjo un fenómeno denominado “excursión conductista dentro de la guarida del león”


Poco después Homme y Joseph Cautela (1966,1967) publicaron una serie de artículos investigativos del fenómeno del “condicionamiento encubierto”.


Finalmente el desarrollo del concepto de auto-control terminó de consolidarse con el El libro "Principles of behavior modification" de Bandura (1969) que  llego a ser uno de los recursos más importantes en su época para la introducción de la psicología en el campo de la auto-regulación.


Desde estos últimos años de los 70 y principios de los 80 el concepto del autocontrol se ha venido exponiendo vertiginosamente, aplicando sus ideas a fenómenos tan variados como la psicopatología, la psicología del deporte, la salud y la psicología organizacional. Es un campo ampliamente investigado a la espera de ser materializado para dar soluciones a las necesidades de la sociedad actual.


Principales Conceptos 


Entender el concepto de autocontrol implica desarrollar dos ideas, la de ser humano como un organismo autorregulado o controlado y la de un ser humano impulsivo, ambos son elementos indivisibles que están presentes en una situación u otra dependiendo del ambiente, habilidades, estrategias cognitivas e historia de la persona.


La impulsividad se define como la emisión de conductas que son recompensadas inmediatamente a expensas de otras conductas que pueden obtener mejores recompensas a largo plazo, se considera que  es causada por la tendencia humana a percibir los reforzadores a largo plazo con menos valor que los reforzadores a corto plazo. Sería inadecuado catalogar la impulsividad como buena o mala, esta hace parte de la condición humana, contrario a lo que se puede pensar, lo normal en el ser humano es ser impulsivo ya que evolutivamente esto le permitió mayor supervivencia en ambientes hostiles que requerían toma de decisiones rápidas. 

Por ejemplo, las situaciones aversivas (dolor, hambre) a las que se somete un ser humano están estrechamente relacionadas con sus capacidad para controlarse, parece ser que filogenéticamente los organismos se configuraron para responder a este tipo de situaciones con conductas impulsivas más que autocontroladas.


Lougue explica este fenómeno por que la situación misma sugiere que es más recompensaste obtener un estímulo positivo en el corto plazo que en el mediano o largo plazo, así estos sean más valiosos o significativos que los estímulos que se pueden obtener en el corto plazo.