• PRAX

Género, trabajo y salud: Las mujeres en mayor riesgo

Las dobles jornadas de trabajo, la multiplicidad de roles, entre otros problemas estructurales, tienen una alta incidencia en la salud mental de las mujeres y constituyen un reto para los análisis epidemiológicos en las empresas.

De acuerdo con un informe publicado por la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) (2020), existe una prevalencia de problemas de salud mental en las mujeres de todas las edades y grupos sociales que evidencia la necesidad de abordar este tema con un enfoque de género.


Trabajo dentro y fuera del hogar, el principal condicionante


Una de las explicaciones de este fenómeno se halla en el concepto de “doble presencia”, acuñado en los años 70, que hace referencia a la multiplicidad de roles que asumen las mujeres en los contextos laborales, familiares y domésticos, o en otras palabras, a una sobrecarga que, en algunas ocasiones, alcanza hasta las 16 horas diarias de trabajo ininterrumpido (Gavidia Pacheco, 2017).


Entre los principales causantes de la doble presencia en las mujeres son:

  • El cuidado de grupos poblacionales como ancianos, discapacitados o enfermos.

  • La crianza y atención a la primera y segunda infancia, que en muchos casos termina por ser una labor exclusiva de las mujeres.

  • El trabajo doméstico y las labores de limpieza y alimentación de los miembros del grupo familiar.

Adicionalmente, existen otros factores que afectan la salud mental de las mujeres y que están asociados a problemas estructurales y culturales, tales como la discriminación de género en el mercado laboral y al interior de las organizaciones, y la mayor exposición a sufrir acoso laboral y violencia de género.


Consecuencias sobre la salud


Esa gran cantidad de roles en las mujeres, de acuerdo con el informe de la SESPAS, implica un aumento significativo en las probabilidades de ser diagnosticadas con trastornos de estrés, depresión o ansiedad; así como un incremento en posibilidades de iniciar un tratamiento psicofarmacológico (2020).

Salud física y mental

Utilice nuestra evaluación de salud física y mental para evaluar y monitorear semana a semana la percepción sobre las condiciones de salud de sus trabajadores

Varios estudios, entre los que se encuentra el de Gavidia Pacheco (2017, p. 278), coinciden en que las consecuencias de la doble presencia no son sólo psicológicas, sino también físicas. Entre los efectos de estas altas cargas de trabajo se encuentran los trastornos digestivos, problemas cardiovasculares, enfermedades dermatológicas y hasta disfuncionalidades sexuales que afectan el bienestar de las mujeres.


¿Por dónde empezar a contrarrestarlas?


Una de las principales recomendaciones para prevenir estos factores de riesgo psicosocial en las mujeres parte de un análisis epidemiológico al interior de las organizaciones que incluya desagregaciones por género, edad y nivel socioeconómico, de modo que se pueda identificar las condiciones sociológicas que aumentan la prevalencia de grupos poblacionales como las mujeres (Afifi, 2007).

Diseño del trabajo

Conozca nuestra propuesta metodológica para la creación de organizaciones productivas y saludables a través del Diseño del trabajo.

Además de ese conocimiento detallado de las características de nuestras colaboradoras, es importante ir más allá e implementar estrategias en las organizaciones que contribuyan a superar las condiciones de desigualdad. La habilitación de protocolos y rutas que permitan atender los casos de estrés, depresión o ansiedad asociados a la doble presencia es un imperativo en la salud ocupacional de las organizaciones.


Por último, es importante reiterar la necesidad de un enfoque de género en la gestión humana de las empresas que ayude a garantizar el bienestar de sus trabajadores y, de ese modo, el cumplimiento de los objetivos organizacionales.